Cristo y Buda: Como explicar las misteriosas similitudes?

0
1415
views

El Budismo y el Cristianismo crecieron independientes el uno del otro, separados como estaban por casi 3.000 millas y al menos 500 años. En términosde sistemas de creencias religiosas parecen estar todavía más lejos. Muchos Budistas, por ejemplo, no creen en un ser supremo. Por otro lado la creencia en un ser supremo es la base del Cristianismo. Buda fue cuidadoso en rechazar todas las etiquetas de deidad que se intentaron imponer. Cristo clamaba ser Dios hecho carne. Buda enseñó a sus seguidores a encontrar un punto medio entre polos opuestos tales como el bien y el mal. Cristo impulsaba a sus discípulos a elegir el bien y rechazar el mal.
Pero a pesar de las diferencias, existen misteriosas similitudes en mitologías de base que dieron forma a estas dos religiones. No podemos sinó preguntarnos si los escritores dieron formas a los orígenes para encuadrarse en un patrón mitológico de algún tipo. Los principales textos de ambas religiones fueron escritos décadas después de la muerte de sus mesías y en algunos casos siglos después, lo que les dejó bastante tiempo para organizar la tradición oral en marcos familiares y aceptables ¿Sino como se explican tan misteriosas similitudes?

Ambos dejaron su hogar y enfrentaron al mal

Considera lo siguiente:
Tanto Siddhartha Gautama -quien se convirtió en Buda- y Jesús de Nazareth -quien se convirtió en Cristo, dejaron sus hogares en la cúspide de su juventud, buscando verdades que existían más allá del interés general. Ambos eventualmente fueron guiados hacía escenarios silvestres desiertos donde -solos- enfrentaron al demonio y sus tradicionales “tres tentaciones”.

Siddhartha se sentó bajo el arbol Bo donde Mara, un antiguo Díos Hindú maligno, lo confrontó.

Jesús, en el desierto, enfrentó a Satán, el Ángel caido previamente conocido como Lucifer.

Es creido que ambos fueron tentados con deseos carnales, espirituales y de orgullo. Ambos emergieron de tales experiencias con nuevas enseñanzas que inmediatamente se dedicaron a transmitir a sus seguidores.

Ambos esparcieron enseñanzas

La primer tarea de tarea del Buda fue realizar su famoso Discurso del Parque de los Venados. Ahí plasmó las cuatro enseñanzas que se convirtieron en la piedra fundamental del Budismo: Las cuatro nobles verdades.

Jesús por su parte predicó lo que llegó a conocerse como el Sermón de la Montaña, donde esquematizo el modelo para la vida Cristiana. Ambos sermones detallaban, en forma sistemática, como los seguidores debían llevar adelante sus vidas.

Ambos fueron traicionados

Luego de sus discursos ambos seleccionaron un grupo de doce discípulos, de entre los cuales uno en el futuro se convertiría en un traidor. A pesar de que el Buda llegó a viejo, ambos eventualmente murieron en manos de otro hombre al que perdonaron antes de sucumbir a la muerte.

Incluso las palabras finales de Buda hacen eco en las proclamaciones del cristianismo.

El Buda dijo: “Sean sus propias lámparas” y Jesús por su parte: “Ustedes son la luz del mundo”

El Buda declaró que toda la materia de este mundo era efímera y transitoria. Jesús por su parte dijo “El cielo y la tierra pasarán, pero no mis palabras”

Se dice que las últimas palabras del Buda fueron “trabajen en su propia salvación con diligencia”. El Apóstol Pablo, hablando en nombre de Jesús, dijo “trabajen en su propia salvación con miedo y cuidado”.

Ambos generaron Sacerdocios y Posturas simbólicas

Las tradiciones que siguieron a ambos hombres son igual de interesantes. Ambos desarrollaron un sistema de sacerdocios con sus propias reglas y regulaciones para los hombres que ascendieran a puestos de liderazgo.

El Budismo pronto se dividió en dos facciones diferentes. La más antigua, Theravada, veneraba al Buda viviente, con estatuas tradicionalmente colocadas en una de tres posiciones. La bien conocida “Lotus” que representa al Buda al momento de su iluminación, que es también la posición de meditación; la posición de parado que representan a Buda el maestro y la posición reclinada que representa a Buda entrando al Nirvana.

Esta tradición también hace eco en la Iglesia Católica donde Jesús es representado en tres tradicionales posturas.

A veces está rezando, ya sea solo en el desierto o en las montañas. A veces es retratado como un maestro enseñando a multitudes. Y mayormente es mostrado crucificado ilustrando el momento de su conversión en ser divino. Tanto la Theravada como la Iglesia Católica ponen gran énfasis artístico en mostrarlos meditando o rezando, enseñando públicamente y ascendiendo al cielo o al nirvana.

Ambos sistemas de creencias están fragmentados

Así como los reformistas protestantes se separaron de la Iglesia Católica, formando nuevas denominaciones religiosas, el Budismo Mahayana se separó de Theravada y formó nuevos sistemas de creencias, entre ellos el Budismo Tántrico, Zen, Puro y Nichiren.

Más parecidos que diferentes

Hasta el día de la fecha, tanto el Budismo como el Cristianismo tienen multitud de seguidores, cada uno viviendo según las órdenes de sus seguidores las cuales sujetan a sus propias interpretaciones que intentan hacer pasar por el “verdadero camino”. Pero dado a las similaridades que las historias originales de ambas religiones presentan, a uno no le queda sino preguntarse si bajo ellas no se encuentra escondida una mitología más antigua, perdida en los eones.

Artículo originalmente publicado por Jim Willis en ancient-origins.net , traducido y editado con fines periodísticos y de difusión.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here