Debido al impacto humano, la Tierra ahora se considera un “planeta híbrido”

0
189
views

Resumido:

Un nuevo estudio ha establecido un método de clasificación de planetas basado en la termodinámica de “no equilibrio”. El proyecto podría ayudarnos a entender cómo una sociedad tecnológicamente avanzada podría ocupar un mundo en forma sostenible.

EL NUEVO ESQUEMA

Los investigadores han desarrollado un nuevo sistema de clasificación para planetas, basado en la realidad de la termodinámica de “no equilibrio”. Eso suena realmente complicado, pero en términos simples, el nuevo esquema tiene en cuenta los efectos negativos que una especie global con tecnología industrial puede tener sobre la biosfera en general. La composición química de un planeta y su temperatura promedio cambian cuando las especies similares a los humanos interfieren con la biosfera.

El sistema se divide en cinco categorías diferentes. Los planetas de Clase I no tienen atmósfera, como nuestra Luna o Mercurio, pero un planeta de Clase V se ve profundamente afectado por la presencia de una especie postindustrial que contribuye a la entropía o caos del planeta huésped.

Desde que comenzamos a estudiar cómo los humanos indujeron el cambio climático, los científicos han llegado a la conclusión de que estamos entrando en la época del Antropoceno, la era definida por nuestro profundo impacto en el medio ambiente. Se dice que la Tierra está en transición de un planeta Clase IV a un planeta Clase V, si tomamos en cuenta la métrica recién explicada.

MANTENIENDOSE AL DIA CON KARDASHEV

La escala de Kardashev es un método bien establecido para clasificar civilizaciones avanzadas en función de la capacidad que tengan paraa aprovechar la energía (por ejemplo, planetaria, solar, interestelar, galáctica, etc.). Este nuevo estudio lo describe como el “estándar de oro” para las formas de pensar acerca de las sociedades tecnológicamente avanzadas, pero argumenta a favor de un tipo diferente de esquema.

El objetivo original de la escala de Kardashev era ayudar a SETI a organizar sus intentos de encontrar vida inteligente. Este nuevo esquema, en cambio, se propone comprender las trayectorias entrelazadas de la evolución de los planetas y sus habitantes. Esperamos que esta información nos ayude a aprender qué es lo que hace que una civilización sea sostenible a largo plazo.

El documento hipotetiza que la clave es “pensar como un planeta”. Si las civilizaciones no consideran su impacto ecológico en su mundo natal, es probable que obstaculicen su propio progreso evolutivo.

EL CUADRO GENERAL

“El descubrimiento de siete nuevos exoplanetas orbitando la estrella relativamente cercana TRAPPIST-1 nos obliga a reconsiderar la vida en la Tierra”, dijo Marina Alberti, una de las autoras del artículo, en un comunicado de prensa publicado por la Universidad de Washington. “Abre la posibilidad de ampliar nuestra comprensión de la dinámica de sistemas acoplados y sentar las bases para explorar un camino hacia la sostenibilidad a largo plazo al entrar en una dinámica cooperativa ecológico-evolutiva con los sistemas planetarios acoplados”.

El estudio examina la relación entre las civilizaciones tecnológicamente avanzadas y sus mundos de origen en la mayor escala posible, pero hacerlo podría revelar duras verdades sobre la manera en que los humanos tratan a la Tierra en el primitivo aquí y ahora.

Al observar la sostenibilidad en una macro escala, podemos ver las consecuencias de un enfoque desastroso de problemas como el cambio climático. No tratar a nuestro planeta con el cuidado adecuado podría ser el error fatal de la humanidad; una autocondena que negará a nuestra especie la posibilidad de evolucionar más allá de su forma actual.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here