MEDICA HIPNOTERAPEUTA: Estamos compartiendo nuestro planeta con una nueva especie de humanos

0
1173
views

Una hipnoterapeuta insiste en haber encontrado evidencia de una nueva especie de seres humanos que viven entre nosotros, los cuales tienen capacidades cognitivas superiores a las nuestras, debido a su ADN alienígena

Mary Rodwell, escritora e hipnoterapeuta, dice creer que una nueva especie de seres humanos está viviendo entre nosotros. Su tesis fue revelada en la entrevista que dio a la escritora best-seller y periodista de noticias alternativas, Alexis Brooks.

Rodwell estudió durante mucho tiempo a los “Niños de las Estrellas” – una raza de seres híbridos con ADN alienígena, la cual se cree que es una nueva especie humana con capacidades cognitivas superiores.

Según ella, hay un aumento en el número de niños que alegan ser alienígenas, y esto ocurre independientemente del contacto con los medios de comunicación. De hecho, esta nueva raza humana deriva de abducciones y experimentos alienígenas, algo que Rodwell puede testificar indirectamente por las sesiones de terapia de regresión que tuvo con muchos pacientes que habían sido abducidos por alienígenas. Las experiencias que los pacientes compartieron fueron evidencias lo suficientemente fuerets para que la investigadora sostenga que una nueva especie de seres humanos está viviendo entre nosotros.

Ella dijo:

Hacen una actualización de ellos. Ellos tienen la capacidad de pensar y razonar muy por encima de la curva. Los niños tenían mucho más conciencia de experiencias multidimensionales. Mientras sus padres temían las experiencias repasadas por los niños, los niños hablaron naturalmente sobre ellas.

Una cosa que distingue a esta gente del resto de nosotros es la percepción diferente que ellas tienen del mundo. Rodwell cree que un número de condiciones, incluyendo el Síndrome de Asperger y el Trastorno de Déficit de Atención – DDA, con los que estos niños son diagnosticados, sean de hecho una señal de capacidades ocultas que directamente resultan de la manipulación genética por una raza alienígena tecnológicamente avanzada.

Si esto es cierto, el llamado “ADN basura” en nuestro genoma puede proporcionar una variedad de funciones cognitivas que nunca fueron estudiadas por la ciencia. A diferencia de las décadas pasadas, hoy tenemos mucha más información sobre estos síndromes. Sin embargo, tenemos mucho más para aprender, pues aún no tenemos ninguna evidencia como un gen influye en el otro y cuán profundas son las raíces.

En general, la ciencia moderna aún no ha llegado al nivel donde puede entender completamente y explicar el mecanismo sutil por el cual la vida constantemente hace una actualización (upgrade).

El profesor Sam Chang, del Proyecto del Genoma Humano, uno de los primeros especialistas en promover la idea de que el ADN basura es de origen extraterrestre, es de la misma opinión.

Según él, “Estas secuencias alienígenas tienen sus propios sistemas y se resisten a ciertas drogas.”

Aunque la evolución depende en gran parte de la adaptación, estos procesos tardan miles de años para convertirse en un estándar. Considerando que hay una gran brecha entre dos generaciones sucesivas, la única explicación razonable para ello es la de que debe haber un factor externo responsable de esta manipulación del genoma humano.

Lo que todavía nos estamos preguntando es si toda la humanidad acabará por ser activada por una ‘inteligencia superior’ cuando los alienígenas lleguen. ¿O vamos a hacer piezas de museo al lado de los neandertales que hacemos extintos con nuestros cerebros y apetitos mayores? Y lo más importante, nos estamos dirigiendo hacia el final de nosotros mismos, como resultado de nuestros deseos?

Aunque esta es una teoría muy interesante, muchos más estudios necesitan ser hechos, específicamente del ADN de esos individuos, para que cualquier conclusión sea concretada.

En el caso de que el video abajo no cuente con subtitulos, queda aquí registrada la entrevista con la Dra. Mary Rodwell:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here